viernes, 3 de agosto de 2012

Pollo Primavera

Esta receta es de la Hermana Bernarda, pero modificada por mí, ya que la foto del plato y la receta no tenían nada que ver.
Este tipo de platos los hago muy seguido en casa, ya que somos muchos, somos 7, y muchas veces es díficil tener todo  listo en el momento para tantas personas.
Lo bueno  es que uno lo prepara en una cacerola y lo lleva a la mesa para que cada uno se sirva.
A  mis nietos les encanta, por suerte les gusta mucho el brócoli, las arvejas, los champiñons.
Y me piden bastante seguido que lo haga.
La verdad una delicia!! Un plato bien completo!

INGREDIENTES:

1 pollo
4 cucharadas de salsa de soja
200 g de zanahorias cortada en tiras
2 cebollas picadas
1 morrón o pimiento rojo cortado en tiras finas
100 g de champiñones fileteados(yo se los coloqué enteros)
300 g de brócoli
3 papas cortadas en daditos
caldo de verdura cantidad necesaria
2 cucharadas al ras de maicena
1/2 taza de vino blanco
1/2 pote de crema de leche o nata
sal y pimienta a gusto
arvejas frescas blanqueadas a gusto (la receta no lo dice)


















Acá presento las verdurascortadas como se pide y los brócoli en ramitos.
Al pollo lo corte en 8 presas y salé por todos lados.



















En una sartén con un poquito de aceite sello el pollo por todos lados hasta que tome un color doradito, lo reservo en un plato.


















Así es como tiene que quedar el pollo.


















En una cacerola amplia, coloco la cebolla picada con un poco de aceite, y lo rehogo hasta que se transparenta y se tiernice.


















Acomodo las presas de pollo.
Salpimento y le agrego la salsa de soja.


















Acomodo por encima del pollo la zanahoria, las papas, el morron, los ramitos de brócoli y los champiñones enteros.


















Agrego un poco de caldo de verdura, más o menos 1/4 litro de caldo caliente y tapo la cacerola y dejo cocinarse a fuego medio-bajo por espacio de 30 minutos.
Removiendo de vez en cuando para acomodar bien las verduras.


















Destapo la cacerola, echo las arvejas frescas blanqueadas, agrego la maicena o almidón de maíz disuelta en el vino blanco y dejo unos minutos para que se espese.

Las arvejas las compré en la verdulería con su vaina o chaucha, las saué de allí, las lavé y puse una cacerola con agua y cuando rompe el hervor, las sumergí por espacio de 1 minuto y las retiro con la ayuda de una espumadera. Las pongo a enfriar en agua helada (Baño María Invertido) y está listas para usar.
Al agua no le agregué sal porque las arvejas se endurecen.


















Por último agrego la crema de leche y mezclo removiendo suavemente.


















Plato terminado, listo para llevar a la mesa!!!!!
Como no pudieron con su genio, tuvieron que probarlo antes.