viernes, 26 de abril de 2013

Chauchas, judías, vainitas amarillas


Estas chauchas o judías amarillas, se estan empezando ver en las verdulerías de Buenos Aires, cuando las vi,  las compré porque me gustan mucho.
La planta es enana, es chiquita y bajita, en un tiempo las tenía plantadas en el jardín, pero no tuve suerte en disfrutarlas, porque se me habían abichado.
Son muy tiernas y crujitentes, y más delicadas que las verdes.
Cuando las puse en la mesa, mi nieto creía que eran papas fritas y empezó a comerlas, como nos hemos reído.

Acá las tenemos, recíen sacadas de la bolsa, así estaban en el cajón de la verdulería.

Las lavo bien y le corto las puntas, estas no tienen hilos, porque son finas y muy tiernas.

En una sartén, con un poco de aceite, lo llevo a la hornalla y cuando veo que se calentó le agrego las chauchas o judías amarillas.

las remuevo un poco cada tanto y las salpimento a gusto.

Cuando noto que están tiernas, apago la hornalla y las llevo a la mesa.
Puede agregarle al final un poquito de ajo picado, o un poco de salsa de soja o un chorrito de jugo de limón.

Pero también se pueden cocinar al vapor o hervirlas en agua (sin sal, porque si no se endurecen), también agregarlos a un guiso.
Podemos hacer ensalada de papa, chauchas o judías hervidas o cocidas al vapor acompañadas con papa, huevo duro y cebolla, queda muy rico. 
Por suerte ahora se pueden conseguir todo el año.
Es una forma de incorporar legumbres a nuestra dieta, no solo consumir alubias o porotos, garbanzos, lentejas, arvejas o guisantes.
Este tipo de vegetales es muy bueno para la salud, porque aportan fibras, vitaminas, minerales, también su consumo habitual colabora en bajar el colesterol y para los diabéticos.

Cualquier duda que tengan no duden en consultarme, a la brevedad les responderé.

Acá abajo les dejo los links con otras recetas con  chauchas o judías.