miércoles, 12 de marzo de 2014

MI Minicrucero - Buenos Aires a Punta del Este (Uruguay)


Me regalaron 3 días en crucero, Salí el viernes 7 de Marzo en el Costa Favolosa.
Un sueño hecho realidad, y realmente me sentía como Cenicienta, un viaje de ensueño, que disfruté a full.
Fui con mi amiga Lucía.
Acá les voy a mostrar los platos que hemos comido las dos en el Restaurant del barco. 
Todo bien presentado y exquisito. 
Después de haber llegado al puerto, hacer los trámites de embarque y pasar por inmigraciones, llegamos al barco, impresionante lo enorme que es, 10 pisos más las 2 cubiertas abiertas.
Uno levantaba la vista y no podíamos ver el último piso. 
Eramos 3800 pasajeros en ese barco.
Fuimos al camarote o cabina y nos esperaba una canasta de frutas.

El camarote tenía balcón, el cual disfrutamos mucho, el baño hermoso y el agua del duchador bien caliente y con un chorro divino!!!
Después de haber chusmeado bien la cabina, haber estado en el camarote, salimos a ver como la gente seguía subiendo al barco, dejamos los bolsos y nos fuimos al buffet a comer algo, ya que ninguna de las dos habíamos almorzado.
El buffet lleno de gente, y haciendo cola eligiendo los distintos platos que habían preparado, desde carne al horno, pollo, pollo empanado, pechuguitas de pollo grilladas, tabla de fiambres y quesos, sandwichitos, ensaladas de diversos tipos e incluso podías armar tu propia ensalada,  postres y porciones de frutas.
Había dispensers con agua fría, para sacar hielo, café, máquinas de helados.
Buenos Lucía y yo nos elegimos una porción de un pescado que no conocíamos al horno y nos servimos ensalada.
La ensalada la aderezamos con aceite de oliva italiano y aceto balsámico italiano. 
Después nos fuimos a hacer el ejercicio de evacuación que es obligatorio en el momento que justo el baro zarpaba, lástima que no pudimos ver cuando nos alejabamos de la costa.
Después nos pusimos a recorrer todos los bares, el casino, y lugares de diversión y subimos a cubierta a ver las piletas y los jacuzzis. 
Teníamos el primer turno para la cena a las 19:30 hs.
Cuando llegó la hora nos fuimos a cenar. 

Estaba tan excitada que me olvidé de sacar las primeras fotos, el salón bellísimo, me pedí un tartar de atún que estaba delicioso. 
Este era el segundo plato que era un salmón rosado grillado, con una manteca especiada deliciosa acompañada con papas hervidas y zanahoras glaseadas, realmente exquisito. 
Después me pedi un plato de una selección de queso, con una miel de frutas.
Todos los quesos de origen italiano, había una pequeña porción de queso feta. 
De postre....

Un plato de frutas de estación, acá vemos unas rodajas de ananá o piña, rodajas de papaya, y melón.

Esta el Babá con frutas y crema, esto lo pidió una abuela que se sentaba justo al lado mío, que viajaba con su hija, en realidad la hija es mi consuegra, es la mamá de la esposa de mi hijo mayor.

Y yo me pedí un helado de chocolate bien cremoso. 
De ahí nos fuimos a pasear de nuevo y nos pusimos a escuchar a un pianista que cantaba canciones italianas y de Frank Sinatra, todo el mundo después de comer iban ahí a escucharlo y a tomar algo o un café. 
Después nos fuimos a otro bar a escuchar a un trío que cantaba canciones argentinas, todas conocidas, y la gente se ponía a bailar.
El público enloqueció cuando empezaron a cantar temas de Rodrigo, Gilda, Ráfaga, un momento muy lindo. 
Al día siguiente el barco atracó en Montevideo, pero no bajamos, nos dedicamos a pasear, a descansar, y a disfrutar del aire libre, saqué un montón de fotos del puerto y de  los edificios de la ciudad. 

Este es parte de mi almuerzo, me elegí una selección de fiambres, salame y salchichón, el salchichón delicioso, nada parecido al que compramos acá en Buenos Aires, y una selección de quesos italianos. 
Y me armé una ensaladita. 

Después me elegí una porción de salmón rosado pocheado en hierbas y verduras, delicioso, me relamí, con chauchas o judías verdes.
Y unos trocitos de queso para rallar, italiano. 
de postre? un bol de papaya, melón y sandía, en realidad me comí dos, porque la fruta estaba deliciosa. 
Llega la hora de la cena. 

Acá vemos una ensalada de frutos de mar.

Lucía se pidió una pasta rellena de espinaca y ricotta, parecía un sorrentino, con una salsa de queso y de tomate. 

También comío un filet mignon con papas horneadas y caponatta. 

Les aclaro, yo comí pescado, todos los platos eran de pescado, porque me encanta y estuve mucho tiempo sin poder comerlo por culpa de una alergia que tenía. 
Este plato era bacalao en una emulsión de hierbas y especias acompañada con papas hervidas y coliflor. 
Soberbio!!!

Justo esa noche era la Cena de Gala, así que todos nos tuvimos que vestir de forma más formal.

Acá vemos pato a la naranja.

Después me pedí un plato de quesos italianos, otra selección
Las pasas de uvas eran bien chiquitas pero eran muy dulces y sin semillas. 

Esta es una mousse de ciruelas.
Yo me pedí un helado de chocolate igual que la primera noche.

El domingo, el último día en el barco, nos bajamos en Punta del Este, tomamos mate bajo la sombra de las palmeras, recorrimos la Avenida Gorlero y llegamos a la playa La Mano, y disfrutamos un buen rato de la playa.
Después hicimos algunas compritas para llevar de regalito y entramos a un negocio, y que me encontré?
Mi perdición. Especias, condimentos, aderezos, que acá ya  no se consiguen, los precios carísimos para nosotros, pero no pude resistirme y compré una mostaza inglesa y azafrán en spray, y unas golosinas para mis nietos.
el barco no pudo atracar en el puerto, fondeó entre la playa La Mansa y la isla Gorriti, y en las lanchas nos llevaban a la costa, un paseo lindisimo.
Cuando entramos al restaurant así etaban las mesas presentadas.

Me pedí bacalao frito y calamares fritos (para nosotros rabas):

Lucía se pidió prosciutto con mozzarella y pimientos asados. 

Acá lenguado con un langostino con puré de papas y brócoli. en una emulsión deliciosa. 

Lucía se pidio cerdo con puré, pera y ensalada de repollo o col blanca. 

el platito de queso infaltable. 
Otra selección distinta. 

Tarta de maracuyá con chocolate blanco. 

Como a mi mucho las tortas no me llaman, y fruta había comido un montón durante el día, me pedí un helado de pistachos. 
Todo genial 
Como dice el refrán estómago lleno corazón contento. 
Después de comer nos fuimos a escuchar a música italiana e internacional y al teatro. 
Las tres noches de teatro geniales! Vimos hacer acrobacias en el aire al ritmo de la música, patinar sobre hielo, una comedia, y en la úlima noche, un show musical con un dúo y bailarines con temas de la última década. 
Muy bueno. 
Eligieron en uno de los salones el Palatino a Mister Favoloso, nos reíamos hasta llorar de las cosas que les hacían a hacer a los postulantes, casí los hacer un strip tease, pero cuando empezaban a querer desabrochar el pantalón el animador los paraba!!
Que divertido fue y el público lo celebró a lo grande. 
Acá les pongo las fotos de algunos momentos de los shows. 
Al haber poca luz, las fotos salían muy oscuras, por eso hay tan poquitas.

El último show en el teatro. 

Los acróbatas de la primera noche. 

El pianista que cantaba temas italianos recontra conocidos e internacional.


Yeste dúo cantaba temas de Eros Ramazzotti y temas de los 90-2000 y de la actualidad.

El puerto de Montevideo.
Me llamó la atención el edificio con la torre, se parece mucho al Palacio Barolo que hay en Buenos Aires.
Punta del Este.
Esperando que le tiren los restos de pescado fileteado.

Nuestro barco. 

La mano, en la playa de la Brava.

El puerto de Punta del ESte.

Disfrutando del sol.

Fileteando pescados y vendiendolos, atrás esperando que le den de comer las gaviotas y los lobos marinos.

Casapueblo.
Esta foto la saqué desde el balcón del camarote. 

Espero que les haya gustado.
Yo sueño con el próximo crucero, y espero que sea pronto!!!
Gracias por visitarme!!

ile