martes, 25 de noviembre de 2014

Carta de musica o de musico



Este es un pan típico del Sur de Italia,
está hecho con sémola o semolina, no lleva harina para nada, pero más aceite de lo normal.
Lo vi hacer en la tele varias veces en distintos programas de cocina y de viajes, pero no me puedo acordar realmente el nombre, pero acá lo presentan como Carta de músico o de música.

Esta sémola la compré en el almacén de la esquina, me llamó la atención que la tuvieran, es marca Marolio, y es muy linda es finita y muy blanca.

Es un pan sin nada de miga y muy crocante, no quedo ni una miga, les gustó muchísimo este pan y se cocina en 1 minuto en el horno.

No usé la panificadora, ni otro artefacto eléctrico para tomar la masa, ya que me parecía que el bollo iba a ser pequeño.

INGREDIENTES:

sémola, semolín o semolina fina 500 g
sal 5 g
levadura fresca 10 g
aceite 1/4 taza
agua c/n



















En un bol, coloco el semolín y hago un hoyo en el centro, agrego la sal, el aceite y la levadura.



















Como no tenía la cantidad de agua para agregar la masa, más o menos a ojo le agregué menos de 100 cc.
Fui tomando la masa, hasta integrar todos los ingredientes, tiene que quedar una masa elástica, blanda y homógenea.
Queda bastante aceitosa.


















Una vez tomada la masa, la dejo reposar.
Es una masa que no crece mucho, los agujeros que se ven es del trabajo de la levadura.


















Tomo la masa después de haber reposado, y formo 8 bollos, los dejo reposar unos 20 minutos.
Enciendo el horno a 250°C o máximo, bien fuerte.


















Espolvoreo la mesada con semolín y empiezo a estirar cada bollito bien finito, que casi queda transparente.



















Apoyo los discos de masa sobre la pala pizzera y los pongo a cocinar de un lado y del otro hasta que estén dorados sobre la piedra para pizza.

Si no tiene esta piedra para pizza, lo puede colocar sobre placas limpias y colocarlo en el piso del horno.
Como mucho tardan en cocinarse 1 minuto de un lado y otro del otro.
Los saco del horno y los apilo, calentitos están blandos, cuando se enfrían se endurecen.