jueves, 13 de noviembre de 2014

Como se hacen los fideos o tallarines cortados a cuchillo



Anoche hice tallarines, me decidí a cortarlos a cuchillo, de forma artesanal y estirados con el palo de amasar.
Me pidieron que los hiciera gruesitos, así los hice.
Lo acompañe con salsa de carne (si queres la receta clickeá acá)

INGREDIENTES:

1 huevos por persona
100-130 g de harina 0000 según el tamaño del huevo
sal
1 cucharadita de aceite por huevo




















A la masa la hice en la panificadora, pero también se puede hacer en la procesadora, batidora o simplemente hacerla en un recipiente hondo, mezclando primero los huevos junto con el aceite, la sal disuelta en un poquito de agua (porque sino la sal no se disuelve) y el aceite, mezclo bien los ingredientes (no hay que batir para nada) y se le va agregando la harina que requiera la mezcla, hasta formar un bollo homogéneo, elástico y que no esté para nada blando.
Lo dejo reposar por espacio de una hora.
La masa lo precisa para poder trabajarla sin que se rompa.



















Sobre la mesada apenas enharinada empiezo a estirar la masa, hasta lograr el grosor que quiero.



















Para lograr que la masa quede toda del mismo grosor, me ayudo con dos palos de brochette como guía, colocandólo a los costados.
Así logro que la masa tenga el mismo grosor y quede bien pareja.



















Una vez logrado el espesor deseado, espolvoreo la masa con harina o con semolín, y empiezo a enrollar de un extremo y del otro extremo, hasta que lleguen al centro.
Los rollos no tienen que estar muy apretados.



















Cuando se encontraron los rollos en el centro, procedo a cortarlos del grosor que deseo con un cuchillo bien filoso y sin dientes o serrucho.



















Así queda la masa a medida que voy cortando los tallarines.



















Así quedan a medida que voy cortandólos.



















Con la ayuda de una palo de brochette, engancho los fideos por la parte del medio, entre los dos rollos.
Cuando los levanto estos se desenrollan solos.



















Los cuelgo en mi aparato para secar los fideos separados entre sí y los dejo orear.
Si no poseen este aparatito, puede usar un palo que quede colgando y los cuelga allí.
O como última opción puede ubicar los tallarines o fideos sobre un repasador o paño limpio apenas espolvoreados con harina o semolín.


















Pongo una cacerola grande con abundante agua y sal gruesa a hervir.
Yo primero coloco el agua a calentar, calculando que por 100 g de tallarines o fideos es 1 litro de agua.
Cuando el agua entra en ebullición, agrego la sal gruesa, más o menos 10 g por litro de agua, espero que se disuelva la sal y que rompa el hervor.
Agrego los tallarines, revuelvo un poco el agua para que no se peguen ni se amontonen de un lado y espero a que suban y el agua rompa el hervor, mezclo de nuevo, y así espero 3 veces antes de colarlos.
Como la cantidad de salsa va a gusto de cada comensal, cuando coloco de nuevo los tallarines en la olla con un poco de agua de la cocción para que se mantengan calientes.