martes, 4 de noviembre de 2014

Masa de pizza a la piedra



Esta receta es la masa de Marcelo Vallejo, para hacer a la piedra o tipo piedra, la masa es bien finita.

En esta receta les debo las fotos del armado de las pizza y la fugazza y como salen del horno después de haberlas terminado de cocinar sobre las piedras de pizza.
Como eramos muchos, primero las precocine en molde, para después hacer el despacho de la comida rápido.

INGREDIENTES

500 g harina 0000
10 g de sal fina
300 cc de agua fría
1/2 cucharadita de extracto de malta (o miel)
10 g de levadura fresca
2 cucharadas de aceite de oliva ( o de girasol como hice yo)



















Esta vuelta lo tuve que hacer a mano, porque tenía el pancito cocinandose en la máquina de pan.

En un bol, coloqué la harina, e hice una corona o un hueco en el centro, espolvoree la harina son la sal fina.
En el centro coloqué el agua, el extracto de malta, el aceite de oliva y la levadura.



















Fui tomando los ingredientes con la ayuda de una cuchara de madera, hasta formar un bollo bien liso y tierno.
Lo dejé reposar una media hora tapado.



















En este caso yo hice el doble de la receta, así que dividí la masa, primero corte una mitad y armé un bollo grande para hacer una fugazza gigante en una placa rectancular grande, y la otra mitad del bollo lo dividí en 2, los bollé bien y los dejé reposar por espacio de media hora tapados.



















Mientras tanto aceite las pizzeras y la placa. y procedí a armar las pizzas, Coloqué el bollo de masa en el centro de la pizzera y con los dedos fui estirandolas a los bordes.
Prendí el horno a 195ªC para que se caliente.





























Acá les presento a mi ayudante, tuve que improvisar una mesita de trabajo para su altura, y que trabajara comoda.
Está haciendo como la abuela, preparando la masa de pizza.



















Antes de colocarlas al horno, le puse salsa de tomate con un ajo picado bien bien chiquito, un chorrito de aceite, orégano y sal, cubrí las pizzas con esa salsa y al horno, hasta que la base estuviera apenitas, apenitas dorado, apenas se despego del molde.
Las saqué del horno y empecé a armarlas con queso y los otros ingredientes para esta ocasión.
Mientas tanto subí el horno a 220ºC.
Y fui colocando las pizzas sin el molde sobre la piedra en el piso del horno hasta que el queso se derritió y la base se puso bien doradita y bien crocante.
Y Listo para comer!!!!