domingo, 6 de noviembre de 2011

DULCE DE FRUTILLAS ENTERAS


Estamos en temporada de frutillas, y este año está preciosas y muy dulces.
Hay que aprovechar a hacer mermeladas y dulces para tenerlas el resto del año.
Estaba hojeando mis revistas de recetas, y encontré esta receta que había hecho.

INGREDIENTES

1 Y 1/2 kg de frutillas 
700 g de azúcar
jugo de 1 limón

Lo primero que hacemos es lavar bien las frutillas, sacarles el cabito verde.
Lo dejamos unos minutos en remojo con agua y un chorro de vinagre , para que se desprendan los insectos que puede llegar a tener (hay algunos que no se ven, pero estan presentes)
Los enjuagamos bien y los dejamos escurrir,

Como vamos  ahacer una conserva, tenemos que ser lo más higiénicos posibles, así que al limón también lo lavamos muy bien, con cepillo, ya que su superficie es rugosa.

En un bol colocamos las frutillas y le ponemos 350 g de azúcar, tapamos con papel film y lo llevamos a la heladera por 12 horas.

Después lo colocamos una 3/4 partes de las frutillas con parte del azúcar de la maceración.
Agregamos el resto del azúcar y el jugo de limón recién exprimido y colado.

Cocinamos a fuego suave revolviendo continuamente hasta que su temperatura alcance los 100° C.
Añadimos el resto de las frutillas y dejamos cocinar revolviendo continuamente para que las frutas no se rompan.

Envasamos en caliente en frascos previamente esterilizados.
Tapamos y estirilizamos en abundante agua caliente po espacio de 20 minutos.
el agua de la cacerola no debe alcanzar el cuello de los frascos.

Retiramos los frascos de la cacerola, y los damos vuelta y dejamos que se enfríen antes de guardarlos 

Una vez abierto los frascos, consumirlos dentro de los 30 días.

PUNTO MERMELADA

El  punto mermelada se puede determinar de una manera muy sencilla: cuando la cocción está finalizando, poner en un platito un poco del dulce y guardarlo en el freezer o congelador hasta que esté frío.
Si solidifica, el dulce estará a punto.

Otro truco consiste en colocar una cucharadita de dulce en un vaso de agua helada, si el producto no pierde su forma, podemos considerar que alcanzó su punto.