lunes, 24 de noviembre de 2014

Bollito de pan de viena con semillas



El sábado teníamos gente a cenar en casa, y me comprometí en hacer pan casero.
Mi marido me dijo que hiciera pebetes con la masa de viena, pero yo no quería repetir la forma de los panes, así que hice con la masa de viena estos bollitos.


Para ver la receta de la MASA DE VIENA O PEBETES clickeá acá que te llevara directamente a la receta con todos los trucos, secretos y técnica



















Una vez hecha la masa y descansada, amaso con un poco de harina, para desgasificarla y la masa quede lisa y homógenea, la dejo descansar media hora y corto trozos de más o menos 50 g, yo los pesé con la balanza.
Armo los bollos, y los coloco sobre una placa ligeramente aceitada y los dejo leudar tapados con un paño o repasador limpio en un lugar cálido lejos de las corrientes de aire.
Cómo tenía cosas que hacer en la cocina lo guardé en el horno (apagado).
La foto muestra ya los bollitos leudados.



















Con un huevo ligeramente batido los pinceleo con el pincel de siliconas (puede ser también el de pintor) y espolvoreo en este caso con semillas de amapola o adormidera.



















A otros bollitos les espolvoreé con semillas de sésamo sin cáscara.



















Y a las últimas las espolvoreé con semillas de sésamo negro tostado.
Dejé algunas sin ningún tipo de semillas.
También puede reemplazar las semillas por otras como semillas de lino, de zapallo, de girasol, u otras, o con hierbas como perejil, orégano, ajo picado, tomillo, romero.



















Mientras decoradaba los bollitos de masa de viena, encendí el horno a 200°C y cuando alcanzó la temperatura deseado los llevé al horno por espacio de 15 a 20 minutos, hasta que estuvieron dorados.

En el momento que los panes se estan cocinando, preparo el chuño con agua y almidón de maíz.

Cuando los saqué del horno los pinté con el chuño y los saqué de la placa y los coloqué sobre una rejilla para que se enfríen a temperatura ambiente.