miércoles, 26 de noviembre de 2014

Tortas fritas



Estas tortas fritas se hacen generalmente los días de lluvia.

Jajajajajaj, no quedó ni una ya para el segundo tiempo.
El dia además se prestaba para las TORTAS FRITAS, ya que llovía y hacía mucho frío.

INGREDIENTES:

1/2 kilo de harina 0000
40 g de grasa o manteca de cerdo
1 cucharada de sal gruesa
1 cucharadita de azúcar
320 cc de agua
1/2 sobre de levadura seca o 25 g de levadura de cerveza fresca

grasa o manteca de cerdo y aceite neutro para freír.

PARA ACOMPAÑAR.

azúcar común
miel
dulce de leche



















En un jarrito coloco un poco de agua con la sal y lo llevo al fuego, cuando rompe el hervor y la sal desapareció, apago el fuego y le agrego la grasa o manteca de cerdo para que se derrita.

Lo vuelco en el recipiente de la panificadora y agrego el resto del agua pedida.
Le agrego el azucar.


















Le añado la harina tamizada y por último la levadura de cerveza.
Pongo el recipiente de la panificadora y lo programo en la opción de masas levadas y lo pongo a funcionar.


















No dejo terminar el ciclo, calculo más o menos una media hora que terminó de amasar la masa y lo retiro de la panificadora u horno de pan.
Amaso el bollo y lo dejo reposar una media hora.


















Acá armo bollitos mas pequeños, creo que me salieron como 15 bollitos, los tapo con un paño y los dejo reposar nuevamente media hora.


















Estiro cada bollito de forma redonda, y le hago un agujerito en el medio.
Pongo en una sartén a calentar con la mitad de grasa o manteca de cerdo y aceite neutro.

Se suele hacerlas con grasa de vaca y grasa de cerdo, pero acá en casa resulta muy hedionda la grasa de vaca y no la compramos.

Cuando alcanza la temperatura deseada....



















Voy colocando de a una torta para freir y cuando estan doradas de un lado las doy vuelta para que se doren del otro lado.
Las pongo a escurrir sobre papel absorbente.



















Y espolvoreo algunas con azúcar, pero puede bañarlas así calentitas con miel, dulce de leche o con lo que más les guste.



















A estas hay que comerlas calentitas, tibias, pero no frías.