jueves, 6 de noviembre de 2014

Ketchup casero - como hacerlo



Esta receta es de muchos años atrás, la hizo Donato de Santis cuando tenía su programa Donato cucina, en el Canal El Gourmet.
Ya la había hecho dos veces y salió bien.
Aproveché que los tomates peritas estaban muy lindos y baratos.

INGREDIENTES:

aceite 2 cucharadas (usé de girasol)
azúcar 1 taza
cebolla 200 g
clavo de olor 10 g
jengibre rallada 1 cucharada
peperoncino 3 unidades
pimienta blanca en grano 5 g
semillas de mostaza 10 g
tomates maduros perita 1 kg
vinagre de vino 400 cc



















Lavo bien los tomates y los corto en trozos, sacándole las semillas.
Los coloco en una cacerola.



















La receta dice que la cebolla hay que ponerla en una bandeja cortada en trozos y ponerle aceite y llevarla a horno hasta que esté dorada.
Decidí rehogar la cebolla, en este caso usé restos de cebolla que tenía guardadas en la heladera, asi que tenía la común, morada y completé con unas cebollas de verdeo.
Cociné las cebollas hasta que empezaron a dorarse y quedaron bien tiernitas.



















Retiro las cebollas de la sartén y junto con el aceite lo vuelco sobre los tomates cortados y despepitados.
Lo pongo a cocinar a fuego medio hasta que comienzan a deshacerse.



















Acá se puede apreciar como se van deshaciendo los tomates y largando su jugo.
Hay que ir mezclando cada tanto.



















Acá se puede apreciar que los tomates se deshicieron, así que lo paso por un pisapuré o por la minipimer o mixer para que tenga una textura cremosa.


















Así queda después de pasarla por la minipimer o la mixer.
Si no tiene eso puede usar un pisapuré convencional o pasarlo por la licuadora.



















Ahora vuelve todo a la cacerola y le agrego el azúcar (blanca en este caso)y el vinagre.
Mientras tanto peso las especias.



















Peso la mostaza, la pimienta en grano y el clavo de olor.
Más o menos son: 1 cucharada de mostaza en grano, 1 cucharadita de pimienta negra y 1 cucharadita de clavo de olor, sino tiene una balanza.



















Como mi jengibre no estaba lindo, usé jengibre en polvo, le coloqué una cucharadita colmada.
y en vez de peperoncino le agregué una cucharada de ají molido.
todas las especias hay que ponerlas en una gasa y envolverlas y atarlas con un hilo dejando una cuerda larga.
Justo en ese momento descubrí que no tenía gasa así que improvisé utiizando un filtro de una pava de té de vidrio.
Coloqué todo dentro del filtro y lo puse en la cacerola, por suerte no se movió para en toda la cocción, mi idea era cerrarlo con papel aluminio para que no se escapen las semillas.


















Coloco el filtro junto a las semillas dentro de la cacerola y llevo la preparación a fuego medio hasta que empiece a espesarse, después de que estuvo cocinandose por un rato puse la llama a mínimo.
Tiene que tomar una consistencia bien cremosa.
Se envasan en envases de vidrio esterilizados en caliente.
Con esta preparación salieron 2 frascos de mermelada de 360 g.
Tapé y dejé enfriar antes de guardarlos en la heladera.